Monday, December 19, 2005

El Juego de los Abalorios



“– ¡Oh, si fuera posible saber!- exclamó Knecht -, ¡Si hubiera una doctrina o algo en que poder creer! Todo se contradice, todo pasa corriendo, en ningún lugar hay certidumbre. Todo puede interpretarse de una manera y también de la manera contraria. Se puede explicar toda la historia del mundo como evolución y progreso, y también considerarla nada más que como ruina e insensatez ¿No hay una verdad? ¿No hay una doctrina legítima y valedera?
El Maestro nunca había oído hablar con tanta vehemencia. Adelantóse un trecho más, luego dijo:
- ¡La verdad existe, querido! Mas no existe la “doctrina“ que anhelas, la doctrina absoluta, perfecta, la única que da la sabiduría. Tampoco debes anhelar una doctrina perfecta, amigo mío, sino la perfección de ti mismo. La divinidad está en ti, no en las ideas o en los libros. La verdad se vive, no se enseña. Prepárate para la lucha, Josef Knecht, a grandes luchas; veo claramente que éstas han comenzado ya.


Texto tomado de la novela “ El juego de los abalorios “ de Herman Hesse,

4 comments:

[Matilda...] said...

Sabes que Hesse me enloquece.
Me cuestinó todo después de él.

Creía haber leído la mayoría de sus novelas, pero esta nunca la he leído.

La que si me dejó marcando ocupado es Narciso y Goldmundo.

Gran novela.

Saludos

Syrgo de Enefaso said...

si...."its time, its time....its to align your body with your mind, its Hero time"

Syrgo de Enefaso said...

jjaja, ahora cachew la imagen...


HH

dioshamuertoyyono said...

ME LO PRESTARON SE DESHOJO, NUNCA LO TERMINE PERO LO PRIMERO QUE ME ATRAPO FUE LA COMPARACION ENTRE LAS FUGAS MUSICALES Y LA FORMA DE ADQUIRIR CONOCMIENTO.