Monday, January 28, 2008

La Sinceridad.


No es dificil ver cuando uno se encuentra en presencia de un hombre sincero. Nos miran con la misma cara de quien tiene unas impresionantes ganas de cagar y se encuentra de repente con el, (a la luz de sus imperiosas ganas), mas hermoso baño del universo. Prestos a soltarnos sus mas variadas mierdas, que van desde como debe conservarse tal o cual cosa, hasta la forma en que el gobierno deberia tratar a todos esos revoltosos y molestos mapuches, miembros de la udi, problemas de corrupcion funcionaria, a los malos delincuentes, los perniciosos drogadictos, y a la juventud descarriada. Lo hacen y gesticulan con las manos, con la certeza absoluta de marcar un antes y un despues en cada tema. Despues se van satisfechos, con el culo limpio, relucientes.

La Sinceridad, sin embargo, cruza transversalmente todos los grupos sociales y es tan valorada como virtud capital, en los buenos hijos de familia que no es dificil encontrarse, con los Sinceros, del tipo "Puta Histerica". Hombres y Mujeres a quienes les resulta imposible guardarse una sola palabra de lo que piensan, creen y sienten, cuando son pasados a llevar por la gente mala que habita en este mundo. Metralletas de inquina, disculpan y justifican su comportamiento, en esta nunca bien ponderada virtud, mal que mal, guardarse las rabias, los malos ratos, es muy malo y contarle a todos las perpetuas injusticias de las que son victimas, es terapeutico. Bien conocidos son los efectos perniciosos del recato y la mesura.

5 comments:

Gonxalo Oyanedel said...

Peguémosles, nomás!!1

Syrgo de Enefaso said...

oda al laconismo

zombre said...

AFORTUNADAMENTE ME SIENTO UN VICTIMARIO

FuriosaCanifru said...

Chucha, cuando escribí estas gueas tan irónicas y juertes como que nosé que guea ponerte (escrito me refiero).

galgata said...

No creo que el problema sea decir la verdad personal, sino que pretender obligar a que otros lo acepten.