Thursday, September 08, 2005



" cada palabra es un obstaculo" Enrique Lihn


comence a escribir cuando era pequeño, tenia doce o trece creo. A los catorce la cosa tomo ribetes de seriedad que ahora me parecen distantemente asombrosos. Durante un tiempo devore libros, sobre todo narrativa, luego poesia y ensayo. He perdido hoy un poco ese hambre voraz, para mi beneficio y mi desgracia. El mundo comenzaba a parecerse demasiado a las letras y eso era un poco peligroso. Cada dia escribia sagradamente dos o tres horas, casi siempre poesia. Lo deje de golpe, al entrar a la universidad, y de a poco he retomado la escritura, ya no con ese celo, pero si mas de mi conciente de mi condicion de aficionado, de que mis escritos no son yo, de que mis ideas no son yo, de que mis afectos no soy entero yo y que de hecho esa division es una artificialidad apta para entenderme, y que la existencia del yo es algo extraño y quizas harto menos importante de lo que creia (jojojo).
Siempre en mi condicion de amateur, me ha parecido que el fenomeno del "poemismo" tiene algunas aspectos importantes. Una es la tecnica, a disgusto de algunos estoy convencido que hay buenos, malos y regulares poemas ( ya me parece escuchar las replicas de que hay un tema subjetivo aca, fuertisimo). El otro aspecto es la terapia, la catarsis, luego la comunicacion con el lector, la mistica.

Pienso poco cuando escribo, uno es casi un medium de si mismo, pero cada palabra es un obstaculo, por eso escribo poco.

5 comments:

FuriosaCanifru said...

¿Por qué uno se dará por vencido tan rápido con los sueños? Desde que tengo 8 años que quiero ser escritora, en el colegio gueón que estuve salí en un cuadro de honor de literatura, devoro libros, poesía, filosofía... pero todavía no me creo. Como José Donoso, cuando tenía 19 años y puso en su pasaporte: escritor. Chucha, no puedo. No soy digna.
Me encanta tu blog porque encuentro cosas interesantes que a nadie le interesan.
Nos leemos.

dioshamuertoyyono said...

POR ESO ME CAES BIEN, IGUAL YA SUENO DISCO RAYADO, PERO IGUAL QUE BURROUGHS EL SEÑALABE QUE ERA UN MEDIUM Y EL FANTASMA DE DENTON LE DICTO PAGINAS ENTERAS DE SU LIBRO EL LUGAR DE LOS CAMINOS MUERTOS. A MI EN LO PERSONAL NO ME GUSTA ESCRIBIR SOLO LEER EN EL BLOG SON INTENTO DE UN POBRE GUEY.

miursa larante said...

Para mí escribir "poesía" es pura catársis. Es dibujar emociones. Muy pseudosinestésico.

Esa división (ideas no son yo) es artificial, claro... somos en el lenguaje, en ideas... y éstas afectan la manera en que percibimos el entorno. Tal vez no es lo único que te define, pero no está separado de lo demás.
Igual es cuático. ¿Existe un yo distinto a la concientización (¿duda: es concientizar, concienzar o es lo mismo?) de la existencia del yo? Es ese acto de saberse yo, el yo?
Yo creo que sí, con dudas y murciélagos revolotenado junto a la afirmación.
Ahhhh... qué vértigo más lindo.

Efectivamente, se puede clasificar una obra artística en buena, regular o mala... pero no se puede pretender que tenga validez general. En eso sigo a Maturana, en su libro "La objetividad un argumento para obligar".

Saludos, cazador!

Filos en Mundo de Sofía said...

De palabras se esta contruyendo el mundo, y sabes cuando uno prueba el primero bocado con ganas, con gusto, y disfrutandolo, te quedas inmerso en ese mundo letrado que no te deja escapar, es como una jaula de oro la mayoría de las veces, y una vez que entras es muy fácil volver a caer, yo encuentro la gloria en las palabras, en los personas, en esa otra vida que puede ser gemela de la mía, o el polo opuesto a mis sentidos, las controvercias y ese otro yo que puede dejar hablando a los demás o a ti mismo de lo que dices.

Cuantas veces no he olvidado lo que he escrito, siempre dispuesta a poder decir más alla de lo que la razón nos permite, entre angulos de fantasía. Uno puede crear el mundo que le parezca mejor fuera del propio y poder vivir entre dos aguas...

Elva*

c. said...

qué bueno leerte... qué ciertas las palabras de Lihn... pienso lo mismo, hay buenos, regulares y malos poemas de color rosado, hay técnica y también está esa necesidad catártica de limpiar el alma y escribir... estuve mucho tiempo en un taller, había alguien que tenía una vida de mierda y escribía y lloraba en forma simultánea, sus poemas eran muy malos poemas, pero como su vida era una mierda nadie nunca le dijo... en fin, saludos, gracias por ir y hacerme venir hoy, c.